Este importantísimo grupo de alimentos lleno de propiedades beneficiosas ha sido de los más atacados con numerosísimas falsedades.

Pasamos a enumerar algunos e intentar desmontarlos:

1. La fruta engorda a partir de las 6 de la tarde…

Por la noche, mientras dormimos – efectivamente – nuestro metabolismo se reduce y la ingesta de la cena se metabolizará más lentamente que la que hacemos a lo largo del día. Pero siempre se guardará más (se convertirá en grasa) aquellos alimentos que tengan más calorías.

Ejemplos:

  • 100g de plátano nos aporta 90 Kcal
  • 100g de melón 31 Kcal
  • 100g de queso tierno 174 Kcal
  • 100g de jamón curado 380 Kcal

¡A cualquier hora del día y de la noche “engordará” más lo que tenga más calorías!

2. No se puede tomar fruta con otros alimentos porque los “pudre” o la fruta engorda de postre…

Esta información tienen su comienzo a raíz de publicaciones de “dietas milagrosin base científica alguna. Según estas informaciones la fruta (su azúcar) fermenta o “pudre” los demás alimentos dando lugar a hinchazón, gases, diarrea, ganancia de peso y otros muchos problemas para la salud.

Estas afirmaciones forman parte de las llamadas dietas «disociadas» que se basan en la «incompatibilidad» de la ingesta simultánea de distintos alimentos.

Junto a que la fruta no debe comerse con otros alimentos, también se proclama que las proteínas no deben mezclarse con los carbohidratos. Explican que los tres principios inmediatos: carbohidratos (CH), proteínas y grasas requieren diferentes enzimas. Actualmente sabemos que las enzimas encargadas de la digestión actúan de la misma manera con el alimento «sólo o acompañado».

Tanto si se ingieren solos o separados, la secreción del estómago es siempre ácida y desde el momento que el alimento entra en la boca.

Todo lo que comemos se hace una pasta compacta en el estómago (llamado quimo) y esta gota a gota va pasando al intestino delgado (primero duodeno) donde se completan los procesos digestivos. La secreción de bicarbonato del páncreas, junto con varios enzimas (que actúan sobre proteínas, CH y grasas) completará la digestión para su posterior absorción. El organismo está preparado para recibir una alimentación variada.

Recordemos – por ejemplo – que la leche, alimento único en los primeros meses de vida contiene los tres principios:

  • carbohidrato (lactosa),
  • proteína (lactoalbúmina)
  • y grasa láctea
  • y ¡se digieren simultáneamente!

Referencias:
1. Estrategia Naos
2. Organización Mundial de la Salud

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies